Ascienden a 53 los muertos por el incendio que se produjo el lunes en un edificio de 28 plantas de Shanghai, en el que también resultaron heridas 70 personas, según el último balance divulgado por la agencia de noticias china, Xinhua.

Los heridos han sido trasladados a un centro hospitalario, mientras que el resto de vecinos del edificio, en su mayoría profesores de varias escuelas del distrito de Jing'an, han sido alojados en hoteles cercanos.

Durante su visita a la zona, el ministro de Seguridad Pública, Meng Jianzhu, instó a las autoridades locales a esclarecer las causas del fuego. Testigos oculares, citados por Xinhua, indicaron que la quema de material de construcción, procedente de las tareas de rehabilitación del edificio, pudo ser el origen del incendio.

Al menos cuatro personas han sido detenidas por su supuesta implicación en el incendio. Las investigaciones preliminares indican que el incendio se produjo debido a una mala instalación eléctrica que habría sido realizada por trabajadores sin licencia. Aún se desconoce si este fallo se debe al sistema antiguo o al que se estaba instalando en las obras de rehabilitación del inmueble.

Por su parte, testigos oculares, citados por Xinhua, apuntaron como posible origen de las llamas la quema de los materiales de construcción utilizados en la reforma. Entretanto, el ministro de Seguridad Pública, Meng Jianzhu, ha urgido a esclarecer cuanto antes las causas del fuego.