Miles de personas se echaron ayer a la calle en Madrid para exigir al Gobierno una actitud "clara y firme" contra los "abusos" de Marruecos sobre el Sáhara Occidental, a los que se sumaron líderes de todos los partidos –salvo el PSOE–, de las fuerzas sindicales y representantes del mundo de la cultura.

Una marcha convocada por la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sahara, que vio superadas sus expectativas de asistencia, hasta el punto de que la pancarta que debía encabezar la manifestación –con el lema Marruecos. Fuera del Sáhara 35 años después– se tuvo que situar en el centro del recorrido.

El objetivo de la marcha era denunciar la "violación" por parte de Marruecos de los derechos humanos en territorio saharaui y la actitud del Gobierno español y de su presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, contra el que se corearon consignas durante la protesta.

Y también recibió críticas el Ejecutivo desde fuera de la marcha, como las del líder del PP, Mariano Rajoy, quien en un mitin electoral en Tarragona acusó a Zapatero de "abdicar de sus responsabilidades" y rozar "el esperpento" porque "es imposible" que el Ejecutivo lo haga "peor" en relación al Sahara. La única respuesta desde el Gobierno fue la del titular de Trabajo, Valeriano Gómez, quien reiteró el compromiso "de pasado y de futuro" que España tiene contraído con la población saharaui, pero recordó que "también es vecina y quiere ser una vecina legal" de Marruecos, "con el que tenemos también lazos históricos y futuro por delante".

Asistieron a la protesta –que transcurrió entre la Glorieta de Atocha y la Puerta del Sol– los líderes de IU y del PCE, Cayo Lara y José Luis Centella; el dirigente popular Esteban González Pons; la presidenta de UPyD, Rosa Díez, o los secretarios generales de CC OO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez.

Y en representación del mundo de la cultura se pudo ver, entre otros, a los actores Pilar y Javier Bardem, Rosa María Sardá, Eduardo Noriega, Guillermo Toledo y Alberto San Juan, o a la cantante Cristina del Valle.

"Zapatero, traidor", "Si esto no se arregla, guerra, guerra, guerra", "Marruecos, culpable. España, responsable" o "Sahara libre" fueron algunas de las consignas coreadas por los manifestantes, que, en su mayoría portaban banderas del Sahara Occidental.

Pese a que se han en algunos puntos del recorrido se quemaron banderas marroquíes e, incluso, se produjeron pequeños altercados entre los manifestantes, la marcha transcurrió durante dos horas con tranquilidad. Javier Bardem y Rosa María Sardá fueron los encargados de leer un manifiesto al término de la marcha en el que exigieron al Ejecutivo una actitud firme y clara y el "cese inmediato" de la venta de material bélico a Marruecos.

Bardem pidió al Gobierno que asegure la integridad de los españoles que se encuentran allí en calidad de observadores y que asuma sus responsabilidades con los españoles de origen saharaui, y que la ONU y la Unión Europea intervengan de forma "urgente" para evitar la "masacre" del pueblo saharaui.

Antes de la lectura, Méndez subió al estrado para lamentar el "pragmatismo ramplón y a la defensiva" del Gobierno y pedirle que se "reconcilie" con el pueblo saharaui, y denunció la "indiferencia" de la Unión Europea ante los "atropellos" que sufre el Sahara.

Por su parte, Toxo reprochó al Ejecutivo que haya abandonado durante 35 años el Sahara y dijo que "frente a la masacre no vale la cobardía ni los intereses que se superpongan a los derechos humanos y a la libertad de un pueblo".

A quien echaron de menos los organizadores fue a la ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, quien, según un portavoz de la Coordinadora, acudía "antaño" a la Plaza Mayor a las manifestaciones en favor del pueblo saharaui.

Ningún cargo del PSOE asistió a la manifestación en representación del partido, aunque sí lo hizo a título personal el alcalde de San Sebastián, Odón Elorza, y el diputado Antonio Gutiérrez.

Con todo, la ausencia de dirigentes socialistas no evitó las críticas al Gobierno por parte de los manifestantes; de hecho, tras la marcha alrededor de un centenar de personas se ha concentrado frente a la sede central del partido en la calle Ferraz para exigir que "actúe ya" y condene la actuación de Marruecos, de la que responsabilizan al Ejecutivo. A raíz de esta protesta la calle Ferraz tuvo que ser cortada al tráfico, después de que los asistentes se sentasen en el suelo durante un minuto para reclamar "una paz justa en el Sahara".