España, junto a Francia y Egipto, que copresiden la Unión por el Mediterráneo (UpM), han decidido oficialmente aplazar la cumbre que se iba a celebrar el próximo sábado en Barcelona al considerar que el bloqueo del proceso de paz en Oriente Medio hace imposible "una participación satisfactoria".

El Ministerio de la Presidencia ha hecho público un comunicado para anunciar el aplazamiento de la cumbre, que habría reunido en Barcelona a los 43 jefes de Estado y de Gobierno de la UE y de los países de la ribera sur del Mediterráneo y que ya se suspendió en una ocasión anterior, ya que estaba previsto que se celebrara en junio, durante la presidencia española de la UE.

Según se explica en el comunicado, Francia, Egipto y España "desean que esta cumbre pueda celebrarse en Barcelona en los próximos meses" y con ese objetivo hacen un llamamiento para una rápida reanudación de las negociaciones entre israelíes y palestinos "sobre la base del derecho internacional, los acuerdos firmados entre las partes y otros términos de referencia del proceso de paz".