El Frente Polisario reclamó ayer el envío urgente de un dispositivo de Policía de Naciones Unidas para proteger a los ciudadanos saharauis, así como una comisión de investigación de la organización internacional que esclarezca lo sucedido.

El Ministerio de Información saharaui reiteró además el llamamiento a la ONU a "intervenir urgentemente para salvar a decenas de miles de saharauis, auxiliar a los heridos, identificar a las víctimas, buscar a los desaparecidos y poner fin a la situación de terror que reina en la ciudad de El Aaiún". "El hecho de que Rabat continúe imponiendo el cerco así como la expulsión y detención de observadores y periodistas confirman su intención de continuar su crimen de limpieza étnica contra el pueblo saharaui en la oscuridad", afirmó.