Cherie Blair, esposa del ex primer ministro del Reino Unido Tony Blair, y el ex presidente de EE UU George W. Bush tuvieron una acalorada discusión sobre la pena de muerte durante una cena, según revela el propio Bush en sus memorias.

El hijo de 17 años de los Blair, Euan Blair, tuvo que intervenir para calmar los ánimos en la discusión entre Cherie, abogada de derechos humanos, y Bush, según el diario británico The Times, que esta semana ha comenzado a publicar por entregas las memorias del político republicano.

"Dale a ese hombre un respiro, mamá", le pidió Euan Blair a su madre después de que ésta recriminara a Bush su postura a favor de la pena capital. Este fue el momento más tenso vivido entre las dos familias, según cuenta Bush en sus memorias, en las que define a Tony Blair como "su socio más próximo" y "su mejor amigo en la escena internacional" y a la mujer de éste como una "contrincante" verbal en el debate sobre la pena de muerte.

"Cherie dejó claro que no estaba nada de acuerdo con mi postura sobre el tema. Tony la miró un poco incómodo, yo escuché sus argumentos y luego defendí los míos. Ella refutó todos mis argumentos y, desde ese momento aumentó mi respeto por esa talentosa abogada", comenta Bush en el libro.

Nush también cuenta cómo se conocieron las dos familias, en Camp David en 2001 y, según dice, su esposa Laura y él enseguida percibieron buena sintonía con los Blair. "Después de cenar decidimos ver una película. Todos estuvimos de acuerdo en ver Los padres de ella –una comedia protagonizada por Robert de Niro y Ben Stiller– y en ese momento supe que los Bush y los Blair nos íbamos a llevar bien", señala.