El ex ministro de Exteriores español Miguel Ángel Moratinos llegó esta noche a Argel para analizar con las autoridades del país magrebí la celebración de la cumbre de la Unión por el Mediterráneo (UPM), prevista para el próximo día 21 en Barcelona, informaron a EFE fuentes diplomáticas.

Según las mismas fuentes, Moratinos -que viaja como enviado especial del presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, para el diálogo euromediterráneo- se entrevistará mañana con el ministro de Exteriores argelino, Murad Medelci.

El ex ministro llegó a Argel procedente de Túnez, donde entregó al presidente tunecino, Zin El Abidin Ben Alí, un mensaje escrito de Zapatero en el que éste subraya la voluntad de ambos países de continuar su acción común para promover la cooperación y el diálogo mediterráneo.

"Actuamos para identificar las mejores oportunidades y reunir las condiciones apropiadas en vista de reforzar la iniciativa de la UPM", dijo Moratinos tras reunirse con Ben Alí, según la agencia oficial tunecina TAP.

Asimismo, Moratinos afirmó haber encontrado en el presidente tunecino "el apoyo total a la política europea en el Mediterráneo, el compromiso en favor de la UPM y la voluntad de Túnez de contribuir a que se reúnan las condiciones favorables para la celebración de la cumbre".

Moratinos asistirá mañana, jueves, en París a una reunión entre representantes de Egipto, Francia y España para ver si finalmente es posible celebrar la segunda cumbre de la UPM en Barcelona, aunque el Gobierno español es pesimista sobre la posibilidad de que se lleve a cabo, según indicaron a EFE fuentes del Ejecutivo.

A la espera del resultado de esa reunión, el Gobierno español cree, no obstante, que queda prácticamente descartada la posibilidad de que la cumbre euromediterránea se celebre con la participación de jefes de Estado y de Gobierno, indicaron las mismas fuentes.

La situación de las relaciones entre Israel y los palestinos no ha evolucionado como hubiera sido deseable y las negociaciones no han avanzado lo suficiente como para que haya esperanzas en la resolución del conflicto.

La cumbre de Barcelona iba a celebrarse en principio durante el semestre de la presidencia española de la Unión Europea, que concluyó el pasado mes de junio.

El Gobierno ha encomendado a Moratinos la representación de España en la reunión de París, ya que ha llevado todas las negociaciones de la cumbre en su calidad de ministro de Exteriores y es un gran conocedor de la situación en la zona, dijeron las fuentes.

La UPM vio la luz en París en julio de 2008, cuando Francia presidía la UE, y se creó como un foro de cooperación para promover la paz y el desarrollo en la región mediterránea.

Sin embargo, el conflicto entre israelíes y palestinos ha puesto muchos obstáculos en la marcha de este proyecto desde sus inicios.