Tres agentes de las fuerzas del orden marroquíes murieron hoy a causa de las heridas sufridas ayer en la intervención para desmantelar el campamento saharaui de protesta junto a El Aaiún, lo que eleva a ocho el número de muertos entre los cuerpos de seguridad, según fuentes hospitalarias.

Hasta el momento, Marruecos sólo reconoce una víctima civil saharaui, Brahim Gargar Uld Med Uld Hammadi -cuya muerte, según Rabat, está siendo investigada por la Fiscalía- aunque el Frente Polisario habla de al menos once muertos y más de 150 heridos.

Las fuentes hospitalarias, citadas por la agencia oficial MAP, no especificaron a qué cuerpos pertenecían los tres agentes fallecidos hoy, aunque hasta el momento se conoce que han muerto dos gendarmes, dos miembros de las Fuerzas Auxiliares y otro de la Protección Civil.

La versión del Polisario

El Frente Polisario elevó hoy a 11 los muertos saharauis tras la entrada por la fuerza de unidades marroquíes en el campamento de protesta de Gdeim Izik y afirmó que los agentes utilizaron fuego real contra "más de 26.000 personas indefensas en su mayoría mujeres, niños y ancianos".

En un comunicado, el Ministerio de Información saharaui cifró en 723 los heridos y en 159 las personas desaparecidas de las que sus familiares no tienen noticias.

"Las fuerzas de agresión marroquíes utilizaron balas reales, bombas lacrimógenas, porras, piedras y cañones de agua contra una población pacífica sin defensa, compuesta por más de 26.000 personas en su mayoría mujeres, niños y ancianos", afirma.

El departamento de Información saharaui señala que el balance oficial provisional de víctimas "corre el riesgo de incrementarse considerando las dimensiones de la bárbara agresión ejecutada por las fuerzas marroquíes" y que advierte de que entre los desaparecidos puede haber varios muertos más.

El comunicado asegura que en la operación participaron diversos cuerpos del Ejército marroquí, entre ellos decenas de unidades militares desplazadas desde el muro de separación, además fuerzas de la Gendarmería y de la Policía.