El PP y varios parlamentos regionales han reclamado hoy al Gobierno un papel más activo en la búsqueda de soluciones tras los sucesos ocurridos en El Aaiún (Sáhara Occidental), mientras que el Ejecutivo defiende la prudencia y el diálogo auspiciado por la ONU entre Marruecos y el Frente Polisario como única vía.

Durante la jornada de hoy se han sucedido las reacciones a los incidentes registrados ayer en El Aaiún, donde, según Marruecos, han muerto 6 personas -5 agentes marroquíes y un manifestante saharaui- mientras que el Frente Polisario ha elevado a 11 los muertos saharauis tras la entrada por la fuerza de unidades marroquíes en el campamento de protesta de Gdeim Izik.

El vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, ha considerado que el Ejecutivo "no puede permanecer indiferente" a estos acontecimientos y ha calificado de incomprensible "la indiferencia con la que el Gobierno mira al Sahara".

Mientras, el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, ha dicho a RNE que, "sin saber bien lo que ha ocurrido, el Gobierno no debe pronunciarse en el terreno de la atribución de responsabilidades políticas, salvo la común exigencia para el fin de la violencia en todos los casos". Asimismo, la vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, ha defendido la actuación del Ejecutivo y ha subrayado que "el Gobierno está haciendo lo que debe".

La exigencia de un papel más activo del gobierno español y la UE ha estado presente hoy también en las propuestas y las declaraciones aprobadas por varios parlamentos regionales (Navarra, Baleares, Aragón y Cantabria), así como por el Gobierno vasco y el Ayuntamiento de Vitoria.

También la plataforma sociopolítica Equo se ha sumado a las muestras de apoyo al Sahara y ha pedido al Gobierno que "abandone la equidistancia y tome partido por los derechos humanos".