El Tribunal Supremo de Estados Unidos rechazó este lunes aceptar a revisión un caso que cuestiona la constitucionalidad de la ley de reforma de salud promulgada por el presidente Barack Obama en marzo de este año.

Los nueve magistrados de la máxima instancia judicial estadounidense rehusaron aceptar el caso, que no ha sido analizado todavía por los tribunales inferiores.

La demanda presentada por el grupo conservador de California Pacific Justice Institute se suma a las planteadas en alrededor de veinte estados del país.

Se espera que alguno de esos casos llegue al Supremo, una vez que los tribunales inferiores se hayan pronunciado al respecto, aunque antes de que eso suceda podrían pasar uno o dos años.

El máximo tribunal estadounidense casi nunca acepta casos que no han sido plenamente litigados en tribunales inferiores.

El grupo californiano solicitaba en su demanda que el Supremo determinase si el Congreso tiene autoridad constitucional para decretar que cada estadounidense tiene que adquirir un seguro de salud para el año 2014, como establece la nueva ley.

La ley de reforma de salud se aprobó tras meses de una reñida pelea en el Congreso.

Varios legisladores republicanos, que lograron la mayoría en la Cámara de Representantes en las elecciones legislativas del pasado 2 de noviembre han prometido anular la ley de reforma de salud de Obama, a la que los críticos han bautizado como "Obamacare".