Alrededor de medio millar de personas se han concentrado hoy en las proximidades de la Embajada de Marruecos en Madrid en protesta por el desmantelamiento del campamento cercano a El Aaiún al grito de "Si esto no se arregla: guerra, guerra, guerra" y críticas al Gobierno español por no condenar los hechos.

En la protesta han participado varios dirigentes de IU como Cayo Lara, Gaspar Llamazares y Willy Meyer y el secretario general del PCE, José Luis Centella.

Aunque también se han producido otras protestas en las principales ciudades españolas, la concentración en Madrid ha sido la más numerosa.

En ésta, el líder de IU ha manifestado la "solidaridad" de su partido con la causa saharaui y ha considerado "alucinante" que el Ejecutivo español no haya condenado la "acción represiva" del reino alauí contra la reivindicación de mejores condiciones sociales y derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui.

Lara, junto al resto de dirigentes de su partido, se han situado en la primera fila de la protesta, donde se han producido momentos de tensión cuando las personas concentradas han intentado romper la barrera policial que les impedía avanzar hacia la embajada marroquí.

"No me pueden poner la mano encima", ha advertido Meyer, eurodiputado de IU, a los agentes antidisturbios, antes de pedirles la identificación policial y recriminarles su actuación al evitar que la protesta se aproximara al edificio marroquí.

Meyer, quien intentó llegar ayer a El Aaiún, ha explicado cómo las autoridades marroquíes impidieron su entrada y la de periodistas españoles en el Sáhara y ha lamentado que no haya "testigos" que relaten la situación en la ciudad saharaui.

"Nos tememos lo peor", ha señalado Meyer, quien ha responsabilizado al Gobierno español "por omisión" del conflicto, porque, según ha asegurado, le corresponde a España la administración del proceso de autodeterminación del Sáhara.

"Ante una intervención militar contra la población indefensa no puede haber la posición de ambigüedad calculada (del Gobierno español) sino que tiene que haber una posición de rechazo", ha aseverado el diputado Gaspar Llamazares.

El líder de la plataforma sociopolítica Equo, Juan López de Uralde, también ha asistido a la protesta en contra del ataque "desproporcionado" del ejército marroquí.

Varias organizaciones sociales, como Ecologistas en Acción, se han sumado a la concentración a favor de la "libertad" del Sáhara, convocada por la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara (CEAS), que también tiene prevista una manifestación por las calles madrileñas para el próximo sábado.

El presidente de CEAS-Sáhara, José Taboada, ha expresado "la vergüenza" porque la comunidad internacional permita a Marruecos "intentar exterminar" al pueblo saharaui.

"¿Qué más tiene que pasar para que la Unión Europea, España y la ONU reaccionen?", se ha preguntado el actor Willy Toledo, también presente en la protesta, que ha mostrado su desconfianza en "la presunta preocupación" del Gobierno español y las instituciones comunitarias por el respeto a los derechos humanos en el planeta.

Las protestas se han sucedido en las principales ciudades españolas, coincidiendo con el primer día en el que comienzan las negociaciones informales entre Marruecos y el Frente Polisario en Manhasset (EEUU) sobre el futuro del Sáhara Occidental.

En Barcelona se han congregado alrededor de trescientas personas frente al consulado marroquí, donde el delegado del Frente Polisario en Cataluña, Oulad Moussa, ha arremetido contra la "masacre humanitaria" que ha llevado a cabo Marruecos.

Alrededor de un centenar de personas se han manifestado en Valencia, Oviedo y Zaragoza y han pedido al Ejecutivo español que intervenga para solucionar el conflicto saharaui.

Las capitales andaluzas e insulares también se han sumado a la reivindicación de un "Sáhara libre" y han mostrado su rechazo a la actuación de las autoridades marroquíes.