El presidente de EE UU, Barack Obama, animó ayer a la India a que dialogue con Pakistán, aunque descartó que su Gobierno pueda "imponer" una agenda para que las potencias nucleares del Sur de Asia resuelvan sus disputas.

En su segundo día de visita a la India, Obama se mostró convencido de que al gigante asiático le interesa que Pakistán sea un país estable.

"Mi esperanza es que con el tiempo se desarrolle la confianza entre los dos países, que el diálogo empiece, quizá, con asuntos menos controvertidos y que avance hacia otros más controvertidos", sugirió el presidente ante un nutrido grupo de estudiantes en Bombay, la capital financiera de la India.

Obama sostuvo que tanto la India como Pakistán -con intereses casi antagónicos- deben desempeñar un papel importante en la estabilización de Afganistán.