Rolls-Royce ha confirmado hoy que la causa del fallo detectado en el A380 de Qantas, que tuvo que aterrizar de emergencia en Singapur el pasado jueves, es un problema específico de los motores Trent 900 de la firma.

"Está claro que este incidente es específico para el motor Trent 900", ha indicado el proveedor de motores en un comunicado, tras la serie de controles e inspecciones realizadas en colaboración con Airbus en los aviones A380 propulsados por este tipo de motores.

La compañía señaló que dichos controles se completarán progresivamente, lo que permitirá reanudar la explotación de estas aeronaves cumpliendo con las normas de seguridad.

"Estamos trabajando en estrecha colaboración con Airbus, con nuestros clientes y con las autoridades y, como siempre, la seguridad sigue siendo nuestra máxima prioridad", recalcó la compañía.

La compañía indicó que es el primer incidente de este tipo detectado en un motor Trent 900 de gran capacidad de Rolls-Royce desde 1994. Desde entonces, Rolls-Royce ha acumulado 142 millones horas de vuelo en Trent y motores RB211.