Fuerzas marroquíes entraron hoy sobre las 07.15 (hora local y GMT) en el campamento de protesta saharaui de Gdaim Izik, cerca de El Aaiún, para desmantelarlo por la fuerza, según han informado testigos presenciales.

Las fuerzas de seguridad han pedido primero por altavoces que las mujeres y los niños desalojasen el campamento y, tras el rechazo de muchos a hacerlo, han intervenido con cañones de agua, gases lacrimógenos y porras para desalojar a los más de 20.000 saharauis que se calcula que permanecían en él.

Los testigos agregaron que la situación es de gran confusión, varios helicópteros sobrevuelan el lugar lanzando agua caliente, mientras el humo impide la visión de las más de 7.000 jaimas (tiendas) que están siendo tiradas abajo.

Según pudo escuchar EFE en conversación telefónica con uno de los testigos, varios altavoces dan avisos a un gran volumen, al tiempo que también se oye a los helicópteros.

Otros testigos apuntaron que se ven a decenas de personas andando o corriendo por la carretera que une Smara con El Aaiún, intentando llegar a sus casas en la capital de la ex colonia española, administrada actualmente por Marruecos.

Mientras, en El Aaiún centenares de personas han salido a la céntrica avenida Smara para protestar por la intervención y han colocado ya varias barricadas, según testigos.

La activista española Isabel Terrazas relató a Efe por teléfono que las manifestaciones son masivas y que miles de personas han salido a las calles para protestar contra la intervención de las fuerzas marroquíes.

Mientras Terrazas contaba la situación, se escucharon dos fuertes explosiones por teléfono, celebradas por una multitud que aplaudía y gritaba, probablemente originadas por el lanzamiento de algún cóctel molotov, según explicó ésta.

Terrazas añadió que "en el campamento ya no queda nadie" y que los saharauis desalojados están caminando desde Gdaim Izik hacia la ciudad para unirse a las protestas.

"No ha quedado ninguna jaima en pie", aseguró la española, quien aseguró que la situación es de máxima confusión en la avenida Smara.

Por su lado, el presidente de la Asociación Sahara Marroquí (ASM), Reda Taujni, indicó a EFE que "el campamento ha sido prácticamente vaciado por las Fuerzas Auxiliares (fuerzas de intervención dependientes del Ministerio del Interior) y la Gendarmería Real, y a un centenar de metros del lugar hay autobuses para evacuar a las familias".

El líder de esta organización, que defiende la marroquinidad del Sahara, apuntó además que algunos jóvenes resisten en el interior del campamento, y que han ardido algunas jaimas, según él, "porque la gente ha hecho explotar bombonas de gas para intentar que no entraran los agentes".

La situación en El Aaiún, además, es de "confusión total", asegura, con manifestaciones en las calles y "gente que ha quemado algunos coches, roto vitrinas y destruido parte del mobiliario urbano".

Por su lado, la agencia oficial MAP informa en una nota de que "las fuerzas del orden, compuestas por elementos de la Gendarmería Real y de Fuerzas Auuxiliares y dentro del respeto total de las reglas jurídicas en vigor, a la detención de elementos que amenazaban a las personas dentro del campamento".

Miles de saharauis protestan desde el pasado 10 de octubre en el campamento de Gdaim Izik para reivindicar sus derechos socioeconómicos, como el acceso a un trabajo y a una vivienda.