El Gobierno italiano aprobó ayer un paquete de medidas en materia de seguridad que contempla la expulsión de Italia de los ciudadanos de Estados miembros de la Unión Europea (UE) que no cumplan una serie de requisitos pasados los tres meses de su llegada al país.

Así lo comunicó el ministro del Interior, Roberto Maroni, promotor de la medida. "Existe una norma europea, la 38 del 2004, que prevé que si un ciudadano de la Unión Europea quiere residir de modo estable en un país más de 90 días debe responder a determinados requisitos, es decir, debe tener un trabajo, una renta y una vivienda adecuada", comentó.

"La violación (de esta norma) no está hoy sancionada y, por tanto, nosotros introducimos una sanción, que es la invitación a alejarse" de Italia, añadió el ministro, quien puntualizó que, si no se cumple esa "invitación", la norma prevé "la expulsión del ciudadano comunitario por motivos de orden público".

Por el momento esta medida, que afrontará ahora su trámite parlamentario, ha sido incluida dentro de la parte del "paquete de normas de seguridad" de Maroni aprobada como proyecto de ley (hay otra que va como decreto ley de urgencia), porque el Gobierno quiere abordar el asunto con las autoridades comunitarias. De hecho, el ministro, perteneciente a la federalista, conservadora y xenófoba Liga Norte (LN), informóde que ya han notificado "la propuesta a la Comunidad Europea para saber si la Comisión está de acuerdo o no".

"Más allá de las polémicas que han acompañado a las políticas del Gobierno en materia de inmigración, Italia no ha tenido nunca ninguna censura sobre las políticas adoptadas", comentó Maroni.