Un grupo armado secuestró ayer a tres pilotos letones que trabajan para el Programa Mundial de Alimentos (PMA) en la ciudad de Nyala, capital de la provincia occidental de Darfur del Sur.

Los terroristas, que se movilizaban en su coche particular, secuestraron a los tres pilotos de helicóptero cuando paseaban por un barrio de Nyala, según dijeron fuentes oficiales de esa región del oeste del país.

Los pilotos, que inicialmente se dijo eran rusos, operaban un helicóptero MI8 y trabajan para la compañía letona JM Helicopters, contratada por el PMA en Darfur, según fuentes diplomáticas rusas de la capital sudanesa.

Un funcionario local de Nyala indicó que el secuestro fue perpetrado por ocho hombres armados. Una fuerza gubernamental persigue a los captores, que huyeron con los rehenes letones hacia la localidad de Kas, ubicada al oeste de Nyala.

Los jefes de las tribus locales llevan a cabo una mediación y ya se comunicaron por teléfono con dos de los secuestradores para lograr la libertad de los rehenes, agregó la misma fuente de Nyala.

El grupo armado aseguró que los tres pilotos se encuentran en buen estado de salud, señaló la fuente, que agregó que no han pedido rescate.

Los secuestros de extranjeros que trabajan para las distintas agencias de la ONU y de otras organizaciones humanitarias se han vuelto frecuentes en Darfur, donde en febrero del 2003 estalló una guerra que ha costado la vida de unas 300.000 personas.

La mayoría de las veces los rehenes son puestos en libertad después de varios días de cautiverio.

En julio pasado fue secuestrado un piloto ruso en Darfur y al mes siguiente otros tres de la misma nacionalidad. Todos ellos quedaron en libertad días después.