Un policía miembro de la agencia europea de control de fronteras (Frontex) patrulla, ayer, cerca de la localidad griega de Orestiada, en la frontera greco-turca. Un contingente de Frontex llegó a Grecia para ayudar a las fuerzas de seguridad para detener la entrada de inmigrantes irregulares en la Unión Europea a través de ésta frontera.