La ucraniana Alina Treiger, de 31 años, se convirtió ayer en la primera mujer ordenada rabina desde 1935 en Alemania.

Triger, la segunda mujer rabina en la historia del país, fue investida en la sinagoga berlinesa del barrio de Charlottenburg en presencia del presidente de Alemania, Christian Wulff.

Perteneciente a un seminario rabínico liberal desaparecido tras el conflicto mundial y reinstaurado en 1999 en Potsdam (este), Alina Triger estará destinada en una comunidad de 300 familias de confesión judía en las localidades de Oldenburg y Delmenhorst (oeste).

Tras la ceremonia de ayer, el presidente Wulff se mostró satisfecho de que todas las ramas del judaísmo, desde el ortodoxo hasta el liberal, vuelvan a arraigar en Alemania.

Entre 1941 y 1945, los nazis, en el poder en Alemania, causaron el asesinato de seis millones de personas de confesión judía.

Algunos estudiosos consideran incluso que Treiger es la primera mujer rabina en la historia de Alemania ya que su antecesora, Regina Jonas, sólo fue autorizada a dar clases de religión.