El número de muertos por el brote de cólera en Haití aumentó en 105 y se elevó a 442, mientras la enfermedad ha sido detectada ya en cinco de los diez departamentos del país, informaron hoy fuentes oficiales.

Además, la cifra de hospitalizados aumentó a 6.742, según la directora de Salud Familiar del ministerio de Salud Pública, Jocelyne Pierre Louis. Además, la enfermedad, inicialmente localizada en los departamentos de Artibonite (oeste) y Plateau Central (este), afecta ya a otros tres: Oeste, Noroeste y Norte.

La Misión de Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (Minustah) destacó hoy "la dificultad, incluso la imposibilidad", de saber cómo llegó al país esta dolencia, pese a que se ha comprobado que la cepa causante de la epidemia es igual a una hallada en Asia meridional.

"Debido a la rapidez de los movimientos de las cepas de cólera a través de todo el mundo", transmitidas por alimentos, aguas contaminadas o personas infectadas, expertos de salud "han subrayado la dificultad, incluso la imposibilidad de determinar con precisión la manera en que el cólera llegó a Haití", enfatizó la misión de la ONU en un comunicado.

Al inicio de la propagación de la enfermedad las autoridades de salud expresaron que se trataba de una epidemia "importada" y que el río Artibonite, que atraviesa las zonas afectadas, fue "contaminado".

Luego, una base de soldados nepaleses de la Minustah, situada en Mirebalais (este) cerca del río, fue señalada como sospechosa de contaminarlo con materias fecales, pero la misión ha desmentido estas acusaciones y alega que todas las pruebas realizadas sobre muestras recogidas en el acuartelamiento y en sus inmediaciones han dado resultado negativo.