El Ejército yemení lanzó ayer una amplia operación contra dirigentes de Al Qaeda en el este del país, entre ellos el experto en explosivos Ibrahim Hasan al Asiri, principal sospechoso de fabricar las bombas que tenían como destino EE UU.

Por otra parte, las autoridades alemanas desactivaron ayer un paquete bomba enviado a la Cancillería de Berlín y dirigido directamente a Angela Merkel, que en ese momento se encontraba en Bélgica.

Según comunicó el portavoz gubernamental, Steffen Seibert, el paquete "iba dirigido personalmente a la canciller Angela Merkel". El contenido "podía, al menos, herir a personas", se limitó a decir. En el remite del envío figuraba el Ministerio de Economía de Grecia. La Cancillería, frente al Reichstag alemán, una zona en la que se concentran numerosos turistas, no fue evacuada.

Ayer se supo que Al Qaida supuestamente probó a mediados de septiembre la posibilidad de un ataque en Estados Unidos mediante un flete aéreo. Según un alto funcionario, a modo de prueba fue enviado a una dirección en Chicago un flete con artículos de hogar, literatura religiosa y un CD de computador. El remitente fue una persona vinculada a Al Qaida en la península arábiga, agregó. Los terroristas querían saber si la mercadería podía tener problemas para traspasar los controles de seguridad. El envío fue detectado y examinado, pero se autorizó su ingreso al no tener explosivos.

Además, supuestos miembros de Al Qaeda detonaron ayer un artefacto en un oleoducto del sur del Yemen. El estallido ocurrió en la zona de Al Shabika, cercana a Ataq, capital de la provincia de Shabua, a unos 570 kilómetros al sureste de la capital yemení. Según las fuentes, los terroristas colocaron una bomba de relojería bajo el oleoducto con la ayuda de una excavadora.

Mientras, la operación que lazó Yemen contra Al Qaeda, se desarrolla en las provincias desérticas de Mared y Shabua, tiene el objetivo de capturar tanto a Al Asiri como al clérigo radical estadounidense de origen yemení, Anwar al Awlaqi. Las autoridades yemeníes sospechan que Al Asiri es quien fabricó las bombas que tenían como destino sinagogas de Chicago.