El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, retó hoy a Estados Unidos a que investigue las denuncias de torturas y guerra sucia en Irak y Afganistán si no quiere perder su credibilidad ante el mundo, al tiempo que denunció los intentos de acabar con esta web que ha revelado miles de documentos secretos.

Assange hablaba en una multitudinaria conferencia de prensa en Ginebra, rodeado de fuertes medidas de seguridad entre guardaespaldas y policías, un día antes de que Washington sea sometido en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU a examen que todos los miembros deben pasar cada cuatro años.

"Estados Unidos corre un gran peligro de perder su credibilidad, su larga tradición de someter a su gobierno al escrutinio público, porque en este caso vemos que sus propias leyes, que defienden los derechos humanos, no están siendo aplicadas", afirmó Assange.

"Estados Unidos no ha abierto ni una sola investigación sobre los casos denunciados, a diferencia de otros países, como Reino Unido y Dinamarca que han anunciado investigaciones" de algunos casos que les afectan, dijo Assange.

"En cambio, Washington lleva a cabo una investigación agresiva de nuestra organización, con amenazas públicas, y la petición, que no hemos aceptado, de que destruyamos todos los documentos que tenemos", señaló.

A lo largo de este año, WikiLeaks ha revelado, en abril, 90.000 documentos secretos sobre la actuación de EEUU en la guerra de Afganistán, y el pasado octubre otros 400.000 sobre la guerra de Irak en los que se denuncia la muerte de más de 100.000 iraquíes desde 2003.

Pero Assange anunció hoy que su organización tiene intención de revelar nuevos documentos secretos que afectan "no sólo a EEUU, sino a otros países", semanas después de sacar a la luz 400.000 relacionados con la guerra de Irak.

"Desde abril sólo hemos publicado documentos relacionados con Estados Unidos -sobre la guerra en Afganistán y en Irak- y eso se debe a que vamos publicando por orden de importancia porque tenemos recursos limitados", señaló.

"Vamos publicando los documentos que tenemos lo más rápidamente que podemos, pero empezamos por los más prioritarios. desde abril hemos sacado unos 500.000 documentos relacionados con EEUU que son de extraordinaria importancia histórica", recalcó.

"Pero seguiremos publicando el resto del año miles de documentos relacionados con muchos países, incluido EEUU", agregó el fundador de WikiLeaks.

Preguntado sobre si la actual administración de Barack Obama tiene responsabilidad sobre las torturas denunciadas, el australiano Assange dijo que algunos de los casos documentados ya pertenecen a la presidencia demócrata de Obama.

"La responsabilidad no es sólo del pasado, de Bush, sino también de la administración de Obama", subrayó.

Acerca de las amenazas e intentos de destruir la web, Assamge narró que "hace sólo ocho horas hemos tenido conocimiento de que una persona relacionada de manera muy indirecta con nosotros ha sido detenida por las fuerzas de Estados Unidos al entrar a este país por la frontera de México. Ni siquiera se le ha comunicado cuál es la acusación por la que ha sido detenido".

El fundador de WikiLeaks, que estuvo en todo momento acompañado de dos guardaespaldas y para cuya visita las autoridades de Ginebra han movilizado a un fuerte contingente policial- declinó en varias ocasiones responder cuestiones sobre cómo es su vida desde la revelación de las violaciones de derechos humanos cometidas por EEUU.

Sólo dijo que la situación es para él muy difícil en los últimos tres meses, al tiempo que refirió diversos ataques informáticos lanzados contra su web y contra su infraestructura financiera -basada en donaciones privadas- para hacerles callar.

Hasta el punto -dijo- de que "el 70 por ciento de nuestros recursos los dedicamos a garantizar la seguridad de la página web".