Los líderes de Francia y el Reino Unido firmaron ayer en Londres dos acuerdos de defensa "sin precedentes" para estrechar su cooperación militar.

El premier británico, David Cameron, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, firmaron los documentos durante una reunión en la que destacaron que este paso permitirá ahorrar costos y ampliar capacidades de defensa al aprovechar sinergias y mejorar aspectos prácticos de cooperación. "Hoy abrimos un nuevo capítulo en una larga historia de cooperación en materia de defensa y seguridad entre el Reino Unido y Francia", recalcó Cameron.

Entre las ventajas previstas en los acuerdos se encuentran pruebas conjuntas de cabezas nucleares, uso compartido de portaviones y el establecimiento de una fuerza conjunta. Ambos líderes insistieron en que los acuerdos no impactarán de forma negativa en otros socios europeos ni en la OTAN.

No se trata de un paso hacia "un Ejército europeo o un poder de disuasión nuclear conjunto", explicó Cameron. "Reino Unido y Francia seguirán siendo naciones soberanas".

Sarkozy, por su parte, explicó que Londres y París comprendieron la necesidad de explorar "nuevas ideas" para hacer frente a los problemas del siglo XXI. "Soberanía no significa aislamiento", destacó.

El tratado de cooperación general prevé la creación de una fuerza común formada por 5.000 soldados de cada parte. Ambos países podrán compartir además portaviones con fines de entrenamiento y posiblemente para operaciones conjuntas.

El acuerdo nuclear, entre tanto, estipula la instalación de un centro para el desarrollo de tecnologías en Reino Unido y de otro en Francia para realizar pruebas. Los acuerdos firmados fueron calificados de "históricos" en Francia, mientras que el gobierno británico insistió en subrayar su "valor práctico" en tiempos de ajustes económicos.