La Policía griega ha detonado el paquete sospechoso enviado este jueves a la Embajada francesa en Atenas y ha confirmado que contenía una bomba en su interior. Por otra parte, la Policía ha detectado "varios paquetes sospechosos" en una oficina de correos de un suburbio de la capital griega.

La explosión controlada del paquete bomba se llevó a cabo en el exterior de una empresa de correos, según pudo comprobar la agencia Reuters sobre el terreno. Fuentes policiales han confirmado que en el interior había una bomba.

Asimismo, un portavoz policial informó a Reuters de que los agentes han detectado varios "paquetes sospechosos" en una compañía de correos del barrio de Markopoulo. "Lo estamos comprobando", declaró, sin precisar el número de paquetes sospechosos.