Marruecos y el Frente Polisario celebrarán el 8 y 9 de noviembre próximos una nueva reunión informal auspiciada por las Naciones Unidas para tratar de reanudar el estancado diálogo sobre el Sahara Occidental, anunció hoy la organización mundial.

El portavoz de la ONU, Martin Nesirky, señaló que las dos delegaciones se reunirán con el enviado especial de la ONU para el Sahara Occidental, Cristopher Ross, en la localidad de Manhasset, a las afueras de Nueva York.

También explicó que el encuentro tiene como fin proseguir las conversaciones informales que las delegaciones ya sostuvieron en 2009 en Viena y el pasado febrero en la localidad de Armonk, al norte de Nueva York.

"Resolver el conflicto del Sahara Occidental sigue siendo una prioridad de las Naciones Unidas y esperamos que la próxima reunión sea productiva y ayude a las partes a superar el actual estancamiento" del proceso, agregó el portavoz.

Fuentes diplomáticas dijeron a Efe que la reunión originalmente iba a celebrarse el próximo miércoles y jueves, pero problemas logísticos con la reserva de una sede apropiada para llevar a cabo la reunión obligaron a cambiar la fecha.

Esas mismas fuentes descartaron que se debiera a razones "políticas", en particular las tensiones que se viven en el territorio tras la muerte del adolescente saharaui Nayem Elghari el pasado 23 de octubre.

El joven murió tiroteado por agentes marroquíes cuando intentaba acceder, junto a otras personas, al campamento de protesta saharaui levantado en Gdeim Izik, en las afueras de la ciudad de El Aaiún.

El representante del Frente Polisario ante la ONU, Ahmed Bujari, dijo a Efe que su delegación tiene la intención de discutir la situación en Gdeim Izik en la reunión con Marruecos, a la que también asistirán Argelia y Mauritania en calidad de países vecinos.

"Marruecos no puede seguir ignorando la realidad nacional saharaui", agregó el dirigente del Polisario.

Marruecos y el Polisario han celebrado desde 2007 cuatro reuniones directas en la localidad de Manhasset, en las afueras de Nueva York, sin que hayan logrado acercar sus posiciones. Posteriormente se reunieron de manera informal, en Viena y Nueva York, pero tampoco se registraron avances.

Rabat sostiene que la única solución realista al conflicto es su propuesta de conceder la autonomía al territorio, mientras que el Polisario insiste en la celebración de un referéndum que incluya la independencia entre las opciones.