El presidente cubano, Raúl Castro, afirmó que Cuba no está copiando a ningún país ni renunciará "lo más mínimo a la construcción del socialismo" en el proceso emprendido para "actualizar" el modelo económico de la isla, según publican hoy medios oficiales.

El general Castro hizo estas consideraciones en la clausura del pleno del Consejo Nacional de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC, sindicato único) celebrado el domingo y del que hoy informan los diarios oficiales "Granma" y "Trabajadores".

El presidente cubano se refirió a las medidas económicas puestas en marcha por su gobierno y destacó que se trata de "un producto autóctono" ajustado a las características de la isla "y sin renunciar lo más mínimo a la construcción del socialismo".

En su intervención, Castro apuntó que el movimiento obrero "es el protagonista de la actualización del modelo económico cubano" y resaltó que "la única forma de romper dogmas, malos hábitos y tabúes" es dar "participación a las masas con la clase obrera al frente".

"Pero para defender las medidas y explicarlas, la clase obrera tiene que tener conocimientos y estar convencida de su importancia para la subsistencia de la Revolución, de otra manera iremos al precipicio", dijo Raúl Castro. También reclamó exigencia para "desterrar la perniciosa tendencia de algunos de ocultar las fallas" y pidió sacar enseñanzas "de los errores cometidos".

La pasada semana el Gobierno de Cuba puso en vigor la normativa para suprimir 500.000 empleos de las abultadas plantillas estatales en los próximos seis meses y ampliar el trabajo por cuenta propia, como parte de una serie de reformas para hacer frente a la aguda crisis económica que arrastra la isla.

El Gobierno de la isla espera que unos 250.000 cubanos, muchos de ellos procedentes de los despidos en el sector estatal, se incorporen al trabajo por cuenta propia o "autoempleo", una actividad que a finales de 2009 ya ejercían unos 144.000 habitantes de la isla.

Una de las principales novedades de la ampliación del trabajo por cuenta propia en Cuba, que supondrá un aumento del sector privado, es que los particulares podrán contratar mano de obra, lo que dará paso a la creación de pequeñas empresas.