Las autoridades de Aviación Civil de Grecia ordenaron ayer cancelar durante 48 horas los envíos de paquetes y correspondencia al extranjero desde todos los aeropuertos del país, como medida de seguridad tras la oleada de envíos de explosivos contra misiones diplomáticas.

El Gobierno griego descartó ayer toda relación entre el terrorismo internacional y la ola de atentados con paquetes bomba contra embajadas extranjeras registrada en el país en los últimos días, que atribuyó desde un principio a grupos nacionales de la ultraizquierda.

Por otra parte, un avión de una empresa de carga, que despegó anteanoche del aeropuerto internacional de Atenas El. Venizelos con destino a la ciudad francesa de Lyon, realizó un aterrizaje de emergencia en Bolonia (Italia) para que fuera detonado un paquete bomba que presuntamente estaba destinado al primer ministro italiano, Silvio Berlusconi.

Además, poco antes de la medianoche de ayer, expertos de la policía griega explosionaron dos paquetes bomba, uno destinado a las oficinas de Europol en Amsterdam y otro al Tribunal Europeo en Luxemburgo.

Desde el lunes, un total de 14 paquetes bomba fueron detectados en Atenas destinados a las embajadas de Chile, México, Suiza, Bulgaria, Rusia, Holanda, Francia, Luxemburgo y Alemania, tres explosionaron y uno de ellos causó leves quemaduras a una empleada de mensajería en Atenas.

Por tercer día las autoridades griegas mantuvieron ayer el estado de máxima alerta, ante la posible existencia de otros paquetes bomba. También han puesto en marcha una operación de búsqueda y captura de cinco sospechosos de pertenecer a la organización terrorista Conspiración de Núcleos de Fuego, que la policía considera que está detrás de los atentados.

Por otra parte, a canciller Angela Merkel abogó ayer por un endurecimiento de los controles del transporte aéreo después de que el martes la sede del gobierno alemán en Berlín recibiera un paquete bomba solo cuatro días después de los hallazgos de explosivos en vuelos a Estados Unidos. "Ese incidente y también el problema que tuvimos en la Cancillería con un paquete sospechoso tienen que llevar a una mejor coordinación de los controles de mercancías dentro de Europa, con Estados Unidos y dentro de lo posible, con todo el mundo", recalcó la canciller.

La líder democristiana lamentó que los criterios de seguridad para el transporte aéreo de mercancías sean tan diferentes entre un país y otro.

"Se trata principalmente de imponer controles más estrictos a nivel mundial para prevenir ataques terroristas", resumió la canciller.