27 de noviembre de 2009
27.11.2009
En la peregrinación a la Meca

El gran muftí de Arabia Saudí condena el terrorismo en nombre del islam

Calificó de malvadas las misiones suicidas que se cometen en nombre de ese credo

26.11.2009 | 16:07
El gran muftí de Arabia Saudí, Abdulaziz bin Abdalá al Sheij, recordó hoy a los musulmanes que el terrorismo no está apoyado por el islam y calificó como "malvadas" las misiones suicidas que se cometen en nombre de ese credo.

El mensaje del jeque formó parte del sermón anterior a las oraciones del mediodía en la segunda jornada de los rituales anuales de la peregrinación a La Meca, en las que este año participan cerca de 2,5 millones de personas, según las autoridades saudíes.

El gran muftí pronunció su sermón en la mezquita de Namira, a los pies del monte Arafat, el lugar donde el profeta Mahoma pronunció su último sermón y que está situado a unos 20 kilómetros al sureste de La Meca.

"El terrorismo es un problema internacional (...). El deber del musulmán es oponerse a ello", afirmó el jeque desde uno de los balcones de la mezquita, cuya explanada ocupa un área de 110.000 metros cuadrados y puede albergar a unos 300.000 fieles.

El jurisconsulto saudí dijo que los responsables de cometer las "malvadas" misiones suicidas en nombre del islam "no reciben el apoyo de Alá ni del islam" y alertó contra quienes fomentan la destrucción "en nombre del sectarismo".

En su sermón, el jeque criticó también la "magia negra" y a los brujos que dicen seguir los principios islámicos y también los efectos que están causando las drogas entre la juventud musulmana. "Las drogas destruyen la nación del islam", indicó.

También lamentó en su discurso que en algunos países musulmanes se cuestione la legitimidad de que la mujeres lleven velo.

El sermón del muftí fue el momento clave en la jornada de hoy de las tres fechas más importantes de la peregrinación o "hach" a La Meca, que, en distintas etapas, se cumple en un corredor que une en un lado a la ciudad y en el otro extremo al monte Arafat.

Al contrario que ayer, cuando se produjo una fuerte lluvia en este país desértico que creó graves problemas en el desplazamiento de los fieles, este jueves los peregrinos disfrutaron de una jornada soleada.

En la colina Arafat, de granito y con unos 70 metros de altura, los creyentes purifican sus pecados y cumplen con uno de los rituales más importantes del "hach".

El monte Arafat, conocido también como "Yabal al Tauba" (monte del Arrepentimiento), quedó hoy completamente cubierto de fieles, quienes tras la puesta del sol se desplazarán a la localidad vecina de Muzdalifa.

Vestidos con el "irham", un traje de dos piezas de tela blanca sin costuras, los peregrinos recitaron durante la ascensión al monte frases de alabanza a Dios, entre las que domina "Labbaik Allah-umma Labbaik" (Heme aquí, Oh Señor).

En la jornada de ayer, según las autoridades saudíes, las lluvias que cayeron causaron la muerte de 48 personas y otras 900 tuvieron que ser rescatadas por las corrientes de agua.

Las regiones más afectadas fueron las de Yeda, La Meca y Rabegh. En la primera se produjeron la mitad de las víctimas y en total cayeron unos 70 milímetros de lluvia en menos de dos horas, lo que supone más de dos tercios de la precipitación media anual del país.

Algunos de los que ayer querían llegar a La Meca desde Yeda, la segunda ciudad del país, no consiguieron su propósito o tuvieron que dedicar todo el día a un desplazamiento para el que normalmente se necesitan 45 minutos.
Las fuerzas de seguridad se esforzaron hoy por limpiar los destrozos causados por las lluvias y garantizar la seguridad y tranquilidad de los peregrinos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine