27 de noviembre de 2009
27.11.2009
Alemania. También abandonó su cargo el secretario de Estado de Defensa, Peter Wichert

Dimite el jefe del Ejército alemán por ocultar datos sobre una matanza en Afganistán

Defensa encubrió informaciones sobre el bombardeo del 4 de septiembre en Kunduz, en el que murieron decenas de civiles

26.11.2009 | 23:46
El jefe del Estado Mayor del Ejército alemán, Wolfgang Schneiderhan, presentó ayer su dimisión después de que se le acusara de no facilitar toda la información sobre el ataque aéreo que tuvo lugar en septiembre en Afganistán y que acabó con decenas de víctimas civiles.
También abandonó su cargo el secretario de Estado de Defensa, Peter Wichert, según anunció ayer el titular de esta cartera, Karl-Theodor zu Guttenberg, al comienzo de un debate en la Cámara baja del Parlamento alemán, el Bundestag, sobre la ampliación de la misión alemana en Afganistán, formada por 4.500 soldados.
Los hechos se produjeron después de que el diario alemán Bild Zeitung asegurara en su edición de hoy que se encubrieron informaciones sobre el bombardeo llevado a cabo el 4 de septiembre en Kunduz, en el norte de Afganistán, por orden directa del jefe de las tropas germanas.
El rotativo, apoyándose en vídeos y un informe militar, asegura que en total hubo unos 142 muertos, entre ellos de 30 a 40 civiles, una cifra que coincide con la de la estimada por la OTAN. También señala, por otra parte, que desde el principio se supo que había civiles, aunque el entonces ministro de Defensa y ahora ministro de Trabajo, Franz Josef Jung, lo negara en un primer momento.
Numerosos diputados de la oposición exigieron ayer la dimisión del cristianodemócrata Jung, así como la formación de una comisión parlamentaria de investigación. Poco después, un buen número de políticos expresaron la misma opinión.
La canciller Angela Merkel también mostró un cierto distanciamiento hacia Jung y exigió transparencia, en su primera declaración sobre el tema, durante una rueda de prensa junto al secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen en Berlín. "Desde el principio dije que si queremos tener confianza (en Afganistán), debíamos que mostrar una transparencia absoluta. Siempre he presionado (...) para que hubiera un total esclarecimiento. Por ello, el actual ministro de Defensa tiene todo mi apoyo para aclarar lo que a lo mejor ha de ser aclarado todavía", dijo.
El nuevo ministro de Defensa, Zu Guttenberg, aseguró por su parte que hasta el miércoles no tuvo acceso a informes que no fueron publicados "en el anterior periodo lesgislativo" (las elecciones generales alemanas tuvieron lugar el 27 de septiembre).
Tras el bombardeo de los dos camiones de combustible efectuado por aviones de la alianza militar OTAN, Schneiderhan asumió la responsabilidad de los hechos, pero minimizó el resultado.
Fue el coronel alemán Georg Klein quien dio la orden de atacar los camiones cisterna, que habían quedado varados en el lecho de un río en la región de Kunduz y cayeron en manos de los islamistas talibanes. Según una investigación del gobierno afgano, que apunta a 69 víctimas mortales talibanes y 30 civiles, los civiles se habían acercado a los camiones en busca de combustible. A principios de noviembre se supo que la fiscalía general de Alemania investigará si la orden de bombardear fue lícita en el sentido del derecho internacional.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine