11 de noviembre de 2009
11.11.2009
Mijaíl Kaláshnikov. El inventor ruso cumple 90 años

Nonagenario y patriota

10.11.2009 | 21:34
Mijaíl Kaláshnikov, ayer, en su 90 cumpleaños
Mijaíl Kaláshnikov, el creador del famoso fusil AK-47 que lleva su apellido, celebró ayer su 90 cumpleaños lleno de planes y satisfecho de su invento, el arma de fuego más conocida del mundo. "He logrado diseñar un sistema capaz de perfeccionarse al compás del tiempo", declaró a las agencias el ingeniero ruso, inventor del arma empleada por las Fuerzas Armadas de medio centenar de países del mundo.
"No me jubilaré", declara rotundo este hombre al que la edad no ha mermado ni la vitalidad ni el patriotismo. "Sólo desarrollé un arma para proteger a la patria", subraya.
"Noventa años, ¿son muchos o pocos? No lo sé. Tengo la impresión de haber vivido mucho, pero hecho aún poco. No obstante, todavía puedo trabajar en nuestra fábrica y dedicarme a la formación de los jóvenes", señaló el constructor.
Para Kaláshnikov, los actos conmemorativos "deben servir para impulsar el desarrollo" del sector de construcción de armas y para "inculcar el patriotismo entre los jóvenes, que deben entender que lo principal en esta vida no son los valores materiales, sino el servicio a la patria y al pueblo".
Fiel a esta vena patriótica, el inventor está seguro del lugar que tiene asegurada Rusia en el mercado internacional de armamentos: "No sé cuál será el arma del siglo XXI', pero estoy seguro de que será nuestro armamento ruso", dijo.
La región siberiana de Altái, patria chica de Kaláshnikov, le presentó como regalo de cumpleaños una maqueta de su museo personal, que se construye actualmente en su aldea natal de Kuria, y un documental sobre su figura, La vida de un hijo de campesino.
El general Mijaíl Kaláshnikov, nacido el 10 de noviembre de 1919, confesó el 6 de julio de 2007, con motivo del 60 aniversario del registro oficial de su fusil en la URSS, que los nazis tuvieron la culpa de su invento porque su vocación verdadera era diseñar maquinaria agrícola. "Pensaba dedicarme a crear máquinas para las labores agrícolas, con el fin de hacer más fácil el duro trabajo de los campesinos. Todo cambió por culpa de los alemanes que desataron la guerra" contra la URSS, relató.
Aunque empezó a idear el diseño de un arma de fuego automática en 1942, mientras estaba internado en un hospital tras sufrir heridas durante un combate contra el Ejército nazi, el primer fusil de asalto AK-47 no sería registrado oficialmente hasta 1947.
Dos años más tarde los soldados del Ejército soviético empezaron a ser provistos de los fusiles Kaláshnikov, el arma de fuego automática considerada por su creador la más resistente y fácil de utilizar del mundo.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!