En el verano de 1940, el primer ministro británico Winston Churchill estaba convencido de que España entraría en la II Guerra Mundial del lado de Adolf Hitler. Para evitarlo, decidió sobornar a los generales que estaban bajo las órdenes del dictador Francisco Franco y crear así toda una corriente militar de pensamiento en contra de la entrada de España en el conflicto.

En 1940, se abrió una cuenta con 10 millones de dólares (7,3 millones de euros) en un banco de Nueva York para pagar los sobornos a los generales españoles. La pieza clave para ello fue el banquero mallorquín Juan March, que actuó como agente secreto británico para organizar los pagos de esos sobornos de millones de dólares, que fueron a parar a manos de una treintena de generales franquistas, cuyos sueldos no eran precisamente boyantes.

Esta revelación aparece en el libro ´Juan March: El hombre más misterioso del mundo´, publicado recientemente por el escritor mallorquín Pere Ferrer Guasp, pero, paradójicamente, ha tenido que ser el diario británico ´The Times´ quien ponga de manifiesto dicha red de sobornos.

Según informaciones del rotativo en el verano de 1940, pocos meses antes de la reunión entre Hitler y Franco en Hendaya, el primer ministro británico creía que España iba a entrar en la II Guerra Mundial del lado de Alemania.

Churchill había recibido informes de sus servicios secretos en torno a la intención de Franco y Hitler de invadir Gibraltar, punto estratégico para dominar el Mar Mediterráneo, y para evitar cualquier alineación de España con Alemania, decidió recurrir a una práctica, cuando menos, poco ortodoxa. El oficial Alan Hillgarth sugirió la opción del soborno a los altos mandos del Ejército franquista, toda vez que su sueldo no era demasiado alto y eran susceptibles de recibir ´pagos extras´ por sus servicios.

March, ¿agente doble?

En el libro, Ferrer deja la puerta abierta a que Juan March actuara como un doble agente. Según su investigación, los documentos británicos sugieren que el banquero podría haber permanecido bajo nómina de los alemanes al mismo tiempo que actúo para los británicos.

En cualquier caso, cuando estos últimos le ofrecieron actuar como organizador de los sobornos, aceptó, y logró que 30 generales de Franco cambiaran su simpatía por la Alemania nazi por un rechazo a cualquier tipo de colaboración en la II Guerra Mundial.