El Gobierno paquistaní responsabilizó ayer a un dirigente talibán al que vinculó con Al Qaeda del asesinato de Benazir Bhutto, y dijo que su muerte se debió a un golpe con una palanca y no por acción de las balas o la metralla en el atentado que sufrió.

En una comparecencia ante los medios, el portavoz del ministerio Interior, Javed Iqbal Cheema, dijo que el atentado fue ordenado por el dirigente talibán paquistaní Baitullah Mehsud, quien envió un mensaje de felicitación a sus hombres por el asesinato que fue interceptado por los servicios de inteligencia.

"El líder de Al Qaeda Baitullah Mahsud está detrás del asesinato", sostuvo el portavoz.

Mahsud, un conocido líder talibán del cinturón tribal paquistaní, había amenazado con "consecuencias" a los candidatos de varias zonas tribales bajo control integrista si estos no retiraban sus candidaturas para los comicios del 8 de enero.

Esta es la primera vez, sin embargo, que el Gobierno le relaciona con Al Qaeda.

Horas antes, la organización terrorista Al Qaeda había reivindicado el atentado por boca de uno de sus dirigentes en Afganistán, Mustafá Abu al Yazid, quien se congratuló por "haber acabado con un activo muy valioso de los Estados Unidos que había jurado derrocar a los muyahidín".

Cheema afirmó ayer en la rueda de prensa que la onda expansiva de la explosión hizo que Bhutto perdiera el equilibrio y se golpeara en la cabeza con una palanca del techo del vehículo desde el que saludaba a sus seguidores.

El portavoz de Interior precisó que se produjeron tres disparos de bala desde la parte izquierda del vehículo, mientras que Bhutto presentaba una herida en la parte derecha del cráneo. "Ninguno de los disparos golpeó a Bhutto. Empujada por la onda expansiva de la explosión, Bhutto cayó y desgraciadamente se golpeó con una palanca del techo del vehículo; esa fue la causa de la muerte", explicó Cheema. "La Policía proporcionó la seguridad necesaria hasta que terminó la manifestación", agregó el portavoz, al subrayar que el coche estaba blindado.

El Partido Popular de Pakistán (PPP), la formación de Bhutto, se apresuró a negar la versión de Cheema, quien horas antes había mencionado la existencia de una herida causada por un fragmento de metralla.