Según informa el canal privado Geo Tv, las muertes se han producido en la provincia tribal de Kurram, donde chiíes y suníes ya se han enfrentado en varias ocasiones en los últimos meses.

Las autoridades de la zona han pedido un mayor despliegue del Ejército paquistaní, que dijo estar haciendo esfuerzos para convocar un consejo mixto capaz de poner fin a la violencia.

La lucha, en la que ambas partes usan armamento pesado, ha causado una apreciable escasez de alimentos y medicinas, debido a un toque de queda y al cierre de la importante carretera que une la ciudad de Thall con la capital provincial, Parachinar, según informa hoy el diario "Dawn".

Parachinar es conocida como el "Pequeño Irán" porque está dominada por chiíes, y ya había sido escenarios de violentos combates con 80 muertos el pasado abril y 124 más en noviembre.

Los chíies suponen el 20 por ciento de la población de Pakistán.