Dos cooperantes de la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) fueron secuestradas en la madrugada de ayer en el norte de Somalia, después de que varios hombres armados bloqueasen y se hiciesen con el minibús en que viajaban. Se trata de una ciudadana argentina, la enfermera Pilar Bauza, y otra española, la médico Mercedes García, que permanecían junto a sus raptores en una zona montañosa, según las autoridades locales, y de cuyo cautiverio el Ministerio de Exteriores español espera un "rápido desenlace".

La policía de la región somalí de Puntlandia anunció ayer por la noche que han quedado suspendidas hasta hoy las negociaciones con los secuestradores de dos cooperantes de la organización Médicos sin Fronteras (MSF) de nacionalidad argentina y española.

El subjefe policial de la localidad de Bossaso, Abdulahi Said Game, dijo por teléfono que la suspensión de las negociaciones se ha debido a la falta de luz.

Respetar su vida

Los secuestradores han prometido liberar a las dos rehenes, la médico española Mercedes García y la enfermera argentina Pilar Bauza, si se respeta su vida y no se les persigue judicialmente.

La fuente insistió en que la banda, al parecer integrada por cuatro hombres, está cercada por las fuerzas de seguridad, a las que ya se entregaron dos de los secuestradores cuando se vieron rodeados por la policía.

En declaraciones anteriores, el ministro de información de Puntlandia, Abdulrahman Mohamed Bankah, confirmó que las dos rehenes seguían con vida.

Versiones anteriores no confirmadas hablaban de varios muertos o heridos durante el tiroteo que se registró cuando fue localizada la banda en la población de Giriso, a 5 kilómetros de Bossaso, una de las ciudades más importantes de Puntlandia.

Las dos mujeres fueron apresadas ayer por hombres armados cerca de los almacenes de un centro para refugiados de Bossaso, en el extremo nordeste del país.

En la misma localidad fue secuestrado el pasado 16 de diciembre el cámara francés Gwen Le Gouil, pero quedó en libertad el lunes pasado. Sus captores habían pedido un rescate, pero se desconoce si al final fue abonado el dinero.

La doctora española Mercedes García, natural de Cuadros (León), es una mujer de unos 50 años que, según el alcalde de esta localidad, lleva varios años trabajando como cooperante, aunque en Somalia llevaba menos de un mes.

La otra cooperante secuestrada, la enfermera argentina Pilar Bauza, llevaba seis meses en el país africano, trabajando en un proyecto de nutrición y asistencia de los desplazados por el conflicto interno de ese país.