En un comunicado, el ministro de Exteriores, Bernard Kouchner, envió su agradecimiento "a todos los que han contribuido a esta liberación" y en particular a las autoridades ceilandesas.

Los dos periodistas fueron detenidos el pasado lunes en la localidad de Ratgama, a 105 kilómetros al sur de Colombo, cuando grababan a una familia que visitaba a detenidos en una prisión.

Los reporteros fueron acusados de grabar imágenes de un punto de control de seguridad.

Presentados ayer ante un juez, los dos periodistas fueron puestos bajo custodia de la policía judicial para investigar su caso antes de ser puestos en libertad.