Los enfrentamientos tuvieron lugar este martes en el distrito tribal de Phulbani -situado en la región oriental de Orissa-, donde la Policía declaró anoche un toque de queda para controlar la situación.

Los radicales hindúes estaban convocados por el grupo integrista Vishwa Hindu Parishad (VHP, Organización del Mundo Hindú) para manifestarse en protesta contra un ataque sufrido por el líder local Swami Laxamananda Saraswati, cuando se dirigía a una ceremonia religiosa.

En respuesta al ataque sufrido por el líder hindú, un grupo de radicales quemó una iglesia del pueblo de Baliguda, lo que dio pie a varios choques entre fieles de ambas religiones, según la agencia india IANS.

El lunes por la mañana ya había habido un primer enfrentamiento en el pueblo de Brahmanigaon, donde son mayoría los cristianos, porque estos querían celebrar la Navidad de manera ostentosa a pesar de la oposición de la comunidad hindú.

En el distrito hay desplegados más de 1.000 agentes de seguridad, aunque no todos pudieron alcanzar sus destinos porque algunos miembros del VHP han cortado las carreteras.

Por el momento, cuatro hindúes han sido detenido por fomentar la violencia comunal, mientras que otras nueve personas, cuya religión no fue precisada, fueron detenidas en relación con el ataque sufrido por Saraswati.

Phulbani es uno de los distritos que más violencia comunal ha registrado en el pasado.

Los cristianos suponen un 2,3 por ciento de la población india y están concentrados, sobre todo, en el noreste del país y en las áreas costeras del sur, aunque también tienen presencia en las regiones tribales.