En la operación, agentes de la policía realizaron hoy quince registros en diferentes distritos judiciales y arrestaron a 14 islamistas, informaron fuentes de la Policía y la Fiscalía Federal.

Las autoridades temen que pueda haber intentos de atentados en los próximos días, por lo que han reforzado las medidas de seguridad, en particular, en lugares estratégicos de Bruselas.

Los detenidos tienen "una visión extremista del Islam y preparaban un plan de evasión con armas y explosivos", afirmó en rueda de prensa la portavoz de la Fiscalía, Lieve Pellens.

En una declaración difundida por la televisión pública francófona RTBF, el primer ministro, Guy Verhofstadt, afirmó que las fuerzas de seguridad cuentan con "elementos que indican que un atentado podría estar en preparación".

El plan de seguridad, que se mantendrá al menos hasta el 2 de enero, es similar al que se ejecuta cuando la ciudad acoge las cumbres de jefes de Estado y de Gobierno de la UE, e implica el despliegue de centenares de policías en la red de metro, el aeropuerto, el ferrocarril y lugares de interés turístico, como la Grande Place.

Nizar Trabelsi fue detenido en Bélgica dos días después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, tras descubrirse que preparaba un atentado con explosivos químicos.

Trabelsi admitió conocer al líder de Al Qaeda Osama Bin Laden y confesó que planeaba un atentado suicida contra la base militar belga de Kleine Brogel, que alberga tropas estadounidenses.

En 2004 fue condenado a 10 años de cárcel.

Las autoridades mantienen la confidencialidad sobre el centro penitenciario en el que cumple condena.