La encuesta, hecha por la empresa YouGov a 2.060 votantes entre el lunes y el miércoles de esta semana, revela que un 60 por ciento de los entrevistados se siente "insatisfecho" con la gestión de Brown.

El dato es significativo si se tiene en cuenta que un 27 por ciento expresó esa opinión el pasado julio en un sondeo similar, mientras que un 48 por ciento reiteró ese parecer el pasado octubre.

Según el estudio demoscópico, un 31 por ciento del electorado (un punto menos que en octubre) votaría al Partido Laborista si se celebrasen ahora elecciones generales.

El Partido Conservador obtendría el 43 por ciento de los votos, el mismo porcentaje que registraba el pasado octubre, toda vez que su jefe, David Cameron, demuestra ser un "buen líder" según el 47 por ciento de los encuestados.

De tener lugar, pues, unos comicios en estos momentos, los laboristas perderían, según el resultado del sondeo, cien de los 352 diputados que poseen en la Cámara de los Comunes, donde los "tories" cuentan con 194.

Según el "Daily Telegraph", la crisis del banco Northern Rock, el escándalo de las donaciones de dudosa legalidad al Laborismo y una serie de errores en la protección de datos confidenciales de millones de ciudadanos parecen haber minado la popularidad de Brown.

El Partido Liberal-Demócrata (tercera fuerza política), que esta semana eligió como nuevo líder al joven Nick Clegg, lograría el 16 por ciento de los votos, tres puntos más que en octubre.