El jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, presentó ayer la elección de Felipe González para presidir el grupo de reflexión sobre el futuro de la UE como "un éxito para España" y confesó que ha sido, quizá, el momento más satisfactorio que ha vivido en los Consejos Europeos. Zapatero mostró su satisfacción personal tanto por el valor que tiene la decisión para España, como por su respeto y su aprecio personal al ex presidente.

La elección de González, subrayó, es "muy buena" para la UE, un éxito para España y "un gran reconocimiento a la figura, a la trayectoria y al peso político" del ex presiente. Según explicó, la candidatura de González concitó desde el primer momento un "amplísimo respaldo entre los líderes del norte y del sur, de la derecha y la izquierda".

Como presidente y ciudadano español, se mostró "profundamente orgulloso" de que un ex presidente de su país reúna ese apoyo y consideró que en la decisión adoptada "hay mucho de reconocimiento" a la trayectoria de González. A juicio del jefe del Ejecutivo, para España esta decisión "debería estar muy presente en la memoria colectiva de todos los ciudadanos".