El Gobierno de Argentina denunció ayer haber sido implicado en "operaciones basura" ante la presunción de la Fiscalía estadounidense de que el dinero intervenido en Buenos Aires al venezolano Guido Antonini Wilson iba destinado a la campaña electoral de la presidenta, Cristina Fernández.

El nuevo giro que ha dado en Miami el llamado caso del maletín, por los 800.000 dólares que Antonini intentó ingresar sin declarar el pasado 4 de agosto, tras llegar en un avión procedente de Caracas con autoridades de PDVSA y Enarsa, motivó prontas y duras reacciones oficiales en Buenos Aires. "Esta presidenta puede ser mujer, pero no se va a dejar presionar", advirtió Cristina Fernández, quien sin mencionar a los EEUU consideró que "más que países amigos, quieren países empleados y subordinados".