"En vista de la ausencia de una base normativa que regule la actividad del British Council en la Federación Rusa, la parte británica fue informada de la suspensión a partir del 1 de enero de 2008 del funcionamiento de las sedes regionales del BC en Rusia", explicó Kaminin, citado por la agencia RIA Novosti.

En este sentido, subrayó que "para resolver estas cuestiones se requiere un acuerdo bilateral sobre el estatus y las condiciones de los centros culturales", y ninguno de los dos existe.

El British Council, cuyas sedes en Rusia fueron registradas por la Policía fiscal en el año 2004, lleva tres años siendo investigado por las autoridades rusas por presunto impago de impuestos y debido a su situación legal en el país.

Este organismo, dedicado a promover la cultura del Reino Unido en el extranjero, estableció su sede central en Moscú en los años noventa y desde entonces ha abierto 14 oficinas en toda Rusia. Según el Ministerio, no hay ningún acuerdo bilateral que permita la apertura de estas sedes regionales.

Las relaciones entre Rusia y Reino Unido empeoraron sensiblemente después del asesinato en noviembre de 2006 en Londres del ex agente del KGB Alexander Litvinenko, quien dejó una carta en la que responsabilizaba de su envenenamiento al presidente ruso, Vladimir Putin.

Las autoridades británicas señalan al también ex espía Andrei Lugovoi, quien el pasado 2 de diciembre fue elegido diputado en las elecciones legislativas, de la muerte de Litvinenko, pero el Gobierno ruso se ha negado a extraditarle.