Los ministros de Exteriores de la Unión Europea están cerca de un acuerdo para reconocer la independencia de Kosovo en febrero de 2008, justo después de que se celebren las elecciones presidenciales en Serbia. El único país que se opone a este plan es Chipre, que exige una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, según explicó el jefe de la diplomacia luxemburguesa, Jean Asselborn.

Los jefes de la diplomacia de los 27 se encuentran reunidos en Bruselas para debatir el informe elaborado por la troika -UE, Estados Unidos y Rusia- que durante los últimos 120 días ha intentado lograr una solución negociada entre serbios y kosovares.

El informe, presentado por el representante europeo en la troika, Wolfgang Ischinger, constata que es imposible lograr un compromiso porque Belgrado ofrece una autonomía máxima sin llegar a la independencia y Prístina no acepta nada que sea menos que la independencia.

Continuar el proceso

"Sabemos que las dos partes no llegarán a un acuerdo. No es un tema de tiempo sino de sustancia, no hay voluntad política de llegar a un compromiso", dijo el ministro luxemburgués de Exteriores. Destacó que la UE debe hacer todo lo posible por "evitar una declaración unilateral de independencia por parte kosovar y continuar en el proceso". El objetivo, dijo, tiene que ser concluir con una "declaración coordinada" en febrero de 2008, después de las elecciones presidenciales en Serbia.

"Aparte de Chipre, que tiene problemas enormes y los comprendemos un poco, todos los demás deberían coincidir en esa vía", apuntó Asselborn. "Yo voy a trabajar para que lleguemos a una declaración coordinada de todos los Estados salvo que el que nombrado", agregó.

El ministro sueco de Exteriores, Carl Bildt, aseguró que existe una "unanimidad virtual" entre los 27 sobre la vía a seguir con Kosovo si persiste el veto de Rusia en el Consejo de Seguridad de la ONU. Sólo un Estado se resiste a sumarse a la mayoría europea, explicó el ministro sueco, sin citar a Chipre.

Por su parte, el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, aseguró que sería "negativo" que Kosovo declare unilateralmente la independencia y abogó por un "proceso controlado" que mantenga y refuerce la "unidad europea" y que garantice la "estabilidad en los Balcanes".

"Lo más importante es que todo se haga a través de un proceso controlado, de un acuerdo. No hay que precipitarse. Lo importante es que los Balcanes tengan esa perspectiva europea y que todo construya esa unidad europea tan importante", añadió Moratinos.