En la vista preliminar celebrada hoy, las partes acordaron que la primera vista se inicie a las 8.00 GMT de ese día, en un proceso que la Fiscalía calcula que podría durar un año y medio aproximadamente.

El Tribunal Especial de Sierra Leona, creado por el Gobierno de ese país y la ONU, acusa al ex presidente liberiano de once crímenes de guerra por fomentar el enfrentamiento civil que sufrió Sierra Leona entre 1991 y 2002 y que causó cerca de 50.000 muertos.

Presidente de Liberia entre 1997 y 2003, Taylor está acusado, entre otros cargos, de asesinato y mutilación de civiles, uso de mujeres y niñas como esclavas sexuales y de reclutamiento forzoso de niños y adultos en la guerra en Sierra Leona.

La Fiscalía le atribuye el haber financiado y controlado a los rebeldes del sierraleonés Frente Unido Revolucionario (RUF, en sus siglas en inglés).

El juicio en La Haya se aplazó el pasado junio, después de que Taylor rechazara el primer equipo legal que lo defendía y boicotease los procedimientos del tribunal.

Por motivos de seguridad, el TESL se trasladó a la sede de la Corte Penal Internacional en La Haya para celebrar el proceso.