El Príncipe de Asturias y el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, intercambiaron un "saludo protocolario" antes de la cena oficial previa a la toma de posesión ayer de Cristina Fernández de Kirchner como presidenta de Argentina. Nada más, ni disculpas, ni reproches, sólo un "¿Qué tal estás?" por parte del líder venezolano. Así lo describió la secretaria de Estado para Iberoamérica, Trinidad Jiménez, que aseguró que ella sí que mantuvo una conversación con el Chávez para plantear que el "respeto institucional" debe ser la premisa sobre la que normalizar las relaciones entre ambos países. Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, calificó de "positivo" este breve encuentro, antes de señalar que se está trabajando para que "nadie tenga que pedir excusas".

Chávez había asegurado, remitiéndose a unas supuestas declaraciones de Moratinos, que don Felipe aprovecharía su viaje a Buenos Aires para darle en mano una carta del Rey pidiéndole disculpas por el famoso incidente del "¿por qué no te callas?".

Sin embargo, la realidad fue distinta. Don Felipe se encontraba en uno de los salones del Palacio de San Martín cuando llegó Chávez y saludó a don Felipe y a otros mandatarios que se encontraban en el lugar, como la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, de forma "cordial", concretamente, al Príncipe de Asturias le dirigió un "¿Qué tal estás?", según informó Televisión Española.

Jiménez precisó que después del saludo "protocolario" ella mantuvo un diálogo con Chávez, como representante del Gobierno español, en el que le manifestó la necesidad volver a la normalidad en las relaciones bajo la premisa del "respeto institucional".