Un total de 8.552 presos birmanos fueron amnistiados por la Junta Militar entre noviembre y diciembre en celebración de la finalización del borrador de la Constitución que regirá en un futuro Birmania (Myanmar), informó ayer The New Light of Myanmar, el órgano de propaganda del régimen.

El medio no indica cuántos de los amnistiados fueron encarcelados durante la represión del pasado septiembre, en la que unas 3.000 personas fueron detenidas tras las marchas pacíficas.

La violencia estatal causó además la muerte de 15 personas, según admiten los militares, aunque la disidencia birmana cifra en dos centenares las víctimas mortales.

El borrador de la Constitución fue ultimado el 3 de septiembre por la Convención Nacional de Birmania, y del mismo debe de salir un texto definitivo que se enmarca en el proyecto de "democracia vigilada" prometida por los militares.

El borrador, que ha requerido de 14 años de trabajo, fue rechazado por la oposición democrática de la Liga Nacional para la Democracia, liderada por la Premio Nobel de la Paz Aung San Suu Ky.

Suu Kyi se encuentra bajo arresto domiciliario desde 2003, a pesar de los llamamientos constantes de la ONU, Estados Unidos y gobiernos de todo el mundo para que sea puesta en libertad. La Convención Nacional, que los militares califican de pilar de su plan de democratización del país, integra a cerca de un millar de delegados seleccionados por las autoridades para representar la voluntad de los 46 millones de birmanos.