El presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abás, ordenó hoy a sus fuerzas de seguridad que combatan a los milicianos de Hamás e impidan la caída de Gaza en manos de los islamistas.

Un oficial de los organismos de seguridad confirmó a Efe que la orden fue impartida esta mañana, después de que altos mandos le pidieran autorización a Abás para combatir.

"Abás tomó la decisión de pasar a la ofensiva y ha ordenado a la Guardia Presidencial que combata", dijo la fuente.

Hasta ahora los organismos de Seguridad Palestinos, alineados con el presidente, habían ofrecido resistencia a los islamistas pero sin entrar en una lucha abierta con ellos por las calles de Gaza.

La táctica, que sin duda ha evitado un mayor baño de sangre, se ha traducido en la pérdida de la mayoría de las posiciones que los cuerpos de seguridad tenían en Gaza, así como de todos los puestos en la frontera con Egipto.

En los cinco días que duran los combates en Gaza han muerto unas 80 personas.

Las fuerzas de seguridad palestinas están acorraladas en estos momentos en dos bases principales, el complejo de Al-Anzar, que reúne a todos los cuerpos paramilitares, y el de la Seguridad Preventiva.

Fuentes de Al-Fatah aseguran también que tienen en sus manos la sede de la "Muhabarat" (servicio secreto) y el complejo presidencial.