El primer ministro israelí, Ehud Olmert, dejó claro ayer que de momento no piensa intervenir en un conflicto interno palestino, pese a lo mucho que le preocupa el que a pueda hacerse con el poder absoluto en Gaza. "Si la franja termina cayendo en manos de a eso tendrá una gran repercusión regional", añadió.

Para su ministro de Asuntos Estratégicos, Avigdor Lieberman, líder del partido ultranacionalista "Israel es Nuestro Hogar", la franja de Gaza "se ha convertido en un estado de a detrás del cual están Irán y Al Qaeda".

Olmert se ha pronunciado a favor del despliegue de una fuerza internacional en la frontera de Gaza con Egipto pero únicamente para impedir el tráfico de armas.

Olmert, según han informado fuentes de su entorno a la radio pública israelí, se mantiene en que "no enviará a soldados a morir a Gaza para combatir al lado de las fuerzas moderadas y pragmáticas", aunque se trate de derrotar a los extremistas.

No obstante, los comentaristas de asuntos militares de la prensa local, opinan que las Fuerzas Armadas israelíes no tendrán otra alternativa que intervenir si los islamistas, que no reconocen el Estado judío, tomasen el control de Gaza y convirtieran ese territorio en base para atacar a Israel.

Peres, nuevo presidente

El viceprimer ministro israelí Simon Peres, de 84 años, fue formalmente elegido ayer presidente del Estado de Israel, al obtener la mayoría simple de votos en el Parlamento en la segunda vuelta y después de que sus contrincantes se retiraran de la puja.

Peres, que se presentaba como candidato del partido de centro Kadima, obtuvo el respaldo de 86 diputados, mientras que otros 23 votaron en su contra y hubo 8 abstenciones.

La presidenta de la Kneset, Dalia Itzik, afirmó en una breve comparecencia junto a Peres y al primer ministro, Ehud Olmert, tras la votación "sé lo mucho que vas a honrar la Presidencia". El veterano estadista israelí será el noveno presidente del Estado de Israel, después de que sus dos contrincantes, Reuvén Rivlin por el Likud, y Colette Avita, por el Partido Laborista, retiraran sus candidaturas.