Cuatro mezquitas sunitas fueron atacadas ayer tarde en Bagdad y Al Eskandariya(a 60 km al sur de la capital iraquí) como represalia por la destrucción de dos minaretes del mausoleo chiíta de Samarra, según han informado testigos y fuentes de la policía. Según las fuentes policiales, un grupo armado ha destruido totalmente con artefactos explosivos la Gran Mezquita de la ciudad de Al Eskandariya, ubicada a 60 kilómetros al suroeste de la capital.

Poco después, otro grupo de desconocidos causó daños de consideración en la mezquita Abdulah al Yaburi, con una carga explosiva que habíann ocultado en la puerta del recinto, también situado en la misma ciudad. Las fuentes dan por hecho de que esos ataques han sido perpetrados en venganza por el atentado que la mañana de ayer contra el mausoleo de los imames Ali al Hadi y Hasan al Askari en Samarra, uno de los principales santuarios chiítas.