"Es una buena noticia que abra la perspectiva para reanudar las conversaciones a seis bandas (EEUU, China, Rusia, Japón y ambas Coreas)" sobre la desnuclearización del régimen norcoreano, dijo el negociador ruso y viceministro de Exteriores Alexandr Losiukov.

El ministerio de Finanzas de Macao anunció hoy que ha transferido ya a Pyongyang 20 de sus 25 millones de dólares congelados por EEUU hace un año y medio, y sin lo cual Corea del Norte se negaba a iniciar el desmantelamiento de sus instalaciones nucleares.

Según fuentes rusas y occidentales, los fondos podrían haber sido transferidos a través de la Reserva Federal de Nueva York y del Banco Central ruso a un banco privado en el Extremo Oriente de Rusia donde Corea del Norte tiene cuentas.

Lusiukov confirmó a la agencia Interfax que los fondos fueron transferidos a un banco ruso, aunque se negó a precisar su nombre, y no descartó que Corea del Norte reciba su dinero "mañana mismo, o en un futuro inmediato".

El diplomático subrayó que Rusia aceptó prestar su sistema financiero para desatascar la crisis norcoreana solo después de que Estados Unidos le diera "firmes garantías por escrito" de que no sancionará a los bancos rusos de acuerdo con su legislación interna.

"Nos dieron firmes garantías por escrito, que protegen a nuestro banco de posibles sanciones estadounidenses. Por lo visto podemos estar seguros de que tales sanciones no serán impuestas ni por la administración actual de EEUU, ni por la futura", manifestó.

Losiukov recordó que, según los últimos acuerdos a seis bandas, Corea del Norte, tras recibir sus fondos de Macao debe iniciar el desmantelamiento de sus instalaciones nucleares y admitir de nuevo a inspectores del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

"El OIEA se ha preparado para esta labor, pues todos hemos tenido suficiente tiempo para ello, de forma que ahora se emprenderán medidas para congelar esas instalaciones nucleares", indicó.

Añadió que, una vez iniciado el proceso de desnuclearización y las inspecciones, se acordará una nueva reunión de los ministros de Exteriores de los seis países implicados, "previsiblemente en agosto o septiembre próximo".

El negociador ruso confirmó que su colega estadounidense, Christopher Hill, visitará Moscú en los próximos días, pero precisó que no tienen previsto celebrar ninguna reunión, puesto que él mismo debe viajar a Myanmar para celebrar consultas bilaterales.