La decisión de lanzar la campaña fue adoptada por el presidente palestino en respuesta a la ofensiva lanzada por el grupo islámico Hamás en la franja de Gaza, que en los últimos días ha tomado la mayor parte de los complejos de seguridad de la ANP.

Fuentes de la franja de Gaza citadas por la prensa local, dijeron que todos los miembros de Hamás que no estén encarcelados en Israel son susceptibles de ser arrestados por los efectivos de seguridad leales a la Presidencia y que las detenciones sólo se interrumpirán si el grupo islámico se aviene a una tregua en las próximas horas.

La lista elaborada por los servicios secretos palestinos contiene a alcaldes de Hamás, universitarios y activistas de organizaciones de beneficencia, así como otros líderes involucrados en actividades religiosas.

Se trata de la primera campaña de arrestos lanzada por la ANP contra miembros de Hamás desde finales de los años noventa, cuando numerosos dirigentes islámicos, entre ellos el ex ministro Mahmud Az-Zahar, fueron detenidos por los servicios de la Seguridad Preventiva en incluso "afeitados" y "torturados", según denuncian los fundamentalistas.

Fuentes allegadas al presidente Abás indicaron que la decisión de lanzar la operación se produce después de que Hamás expusiera abiertamente sus planes de "destruir cualquier resquicio de la ANP en Gaza" y el fracaso de las últimas negociaciones para un alto el fuego.

Abás tiene previsto hoy hacer un discurso a la nación en el que se prevé que anuncie la salida formal de Al Fatah del gobierno de unidad nacional con Hamás y la declaración de situación de emergencia en los territorios palestinos.