El combate más grave tuvo lugar este miércoles en el distrito de Shah Wali Kot contra fuerzas policiales, con un resultado de veinte talibanes muertos, entre ellos el mulá Baaz y un sobrino del mulá Sabetulá, y ocho heridos.

Previamente, la comandancia estadounidense en Afganistán había reivindicado la muerte de "varios combatientes enemigos" -sin precisar su número- tras un combate en unas colinas cercanas al pueblo de Kowndalan, en Shah Wali Kot.

"Los combatientes talibanes no son rival para las fuerzas de la Seguridad Nacional Afgana y de la Coalición", dijo el mayor del Ejército estadounidense Chris Belcher.

En otro combate, otros seis talibanes murieron este martes en el distrito de Zherai, también en la región sureña de Kandahar, según el comunicado afgano.

Pese a las palabras de Belcher, la violencia se ha recrudecido con la llegada de la primavera en Afganistán, donde los combates entre los talibanes y las fuerzas occidentales y afganas son constantes.

En lo que va de año, unas 2.000 personas han muerto a causa de la violencia en el país, la mayoría de ellos talibanes y civiles.

Kandahar, feudo tradicional de los talibanes, es una de las provincias más conflictivas del país.