Los ministros de Justicia e Interior de la UE manifestaron ayer su solidaridad con Malta, pero obviaron pronunciarse sobre su petición de que los inmigrantes rescatados fuera de sus aguas sean repartidos por los países comunitarios.

El Consejo de Ministros de la Unión Europea optó en su lugar por intentar lograr la cooperación de Libia en el control de la inmigración ilegal, así como por que la agencia europea para el control de fronteras exteriores (Frontex) apoye más a Malta para patrullar esa región o se acuerden más ayudas económicas al país.

"Hay una responsabilidad común", señaló el ministro alemán del Interior, Wolfgang Schäuble, al final de la reunión, mientras que el comisario europeo de Justicia, Franco Frattini, dijo que "primero hay que salvar" a las personas en peligro y luego ver "qué se hace con la gente rescatada".

La petición maltesa, incluida en un documento y subrayada por un llamamiento hecho por su ministro de Justicia e Interior, pedía que los inmigrantes rescatados en aguas donde la responsabilidad de salvamento marítimo es de otros países (en alusión a Libia) se repartan entre los Estados de la UE en función de su superficie y población.

Pero la petición no fue debatida en el Consejo, que acordó que la propuesta de Malta se trate por los representantes permanentes (embajadores) de los 27 países comunitarios ante la UE.

Fuentes comunitarias explicaron a Efe que el debate en esa instancia tiene muchas probabilidades de estancarse, ya que otros países pueden plantear el reparto de sus propios contingentes de inmigrantes o refugiados (como Alemania con los balcánicos, Suecia con varias decenas de miles de refugiados iraquíes o España con los menores no acompañados que llegan a sus costas).

También explicaron que, además de la mayor acción de Frontex, puede haber más ayudas económicas a Malta para la asistencia, la gestión y la repatriación de los inmigrantes rescatados.

Menores no acompañados

El ministro español del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, manifestó la comprensión de España con la petición de Malta de que haya una "responsabilidad compartida" en el seno de la UE, pero siempre que quede claro que los inmigrantes ilegales que se recojan deben ser repatriados.

Rubalcaba también dijo que España aprovechará la petición de Malta para plantear la cuestión de los inmigrantes menores no acompañados. A falta de reparto, la receta de la UE será reforzar las patrullas en aguas del Mediterráneo central con el apoyo de Frontex, en la operación Nautilus que comenzará el 25 de junio.